fbpx

Cómo optimizar los enlaces internos de una web

Los enlaces internos son aquellos que enlazan a páginas dentro un mismo dominio. Estos enlaces crean una «jerarquía», que se define en base a la página principal o «homepage» del dominio. Desde esta página, los enlaces internos reparten autoridad al resto de páginas.

Los enlaces internos permiten crear una jerarquía de páginas, para que el usuario se adentre en el contenido, saltando de página en página.

Los enlaces internos permiten que las «arañas» de Google se puedan mover por dentro de una página web. Estas «arañas», que son las encargadas de escanear los contenidos de las páginas web para posicionarlas, se mueven por los enlaces «saltando» de una página a otra, en lo que se podría definir como una «telaraña» o «red» de enlaces.

Con esta «red» las arañas pueden determinar diferentes factores de una página como la relación que existe entre cada una de las páginas, la temática de la página web o la relevancia que tiene cada contenido. Por eso, cuanto más fuerte y estructurado sea el enlazado interno de una página web, más sencillo será que Google indexe correctamente una página web y la posicione en la temática correcta en la página de resultados de búsqueda.

Todas las páginas web tienen una serie de enlaces internos que podríamos llamar «predefinidos», estos se encuentran en la menú de navegación, en los widgets laterales de la página, los formularios o los típicos pies de página, que contienen enlaces a páginas con declaraciones de privacidad o términos y servicios.

¿Por qué utilizar enlaces internos?

Los enlaces internos sirven para mejorar el SEO On Page, ya que aportan una serie de ventajas como:

-Pueden llevar autoridad a una página concreta dentro del sitio web.

-Mejoran la experiencia del usuario, ya que reduce la tasa de rebote y acompañan al usuario de un contenido a otro, permitiendo que aumente la información.

-Crea una estructura de jerarquía entre las diferentes páginas, lo que permite que Google indexe más rápidamente la página.

¿Cómo mejorar los enlaces internos de una página web?

Lo primero, es revisar todos los enlaces internos existentes. Hay que comprobar que todos están funcionando y que no hay demasiados enlaces internos, no hay una regla específica sobre cuántos son demasiados enlaces, pero basta con aplicar el sentido común, por ejemplo, 4.000 enlaces internos en una página serán demasiados.

A partir de aquí, para mejorar los enlaces internos de una página se debe:

-Identificar las páginas más populares: Identifica las páginas del sitio web que tengan más visitas. Esto se puede hacer en Google Analytics. Una vez identificadas estas páginas, se debe buscar contenido relacionado o, en caso de no disponer de ese contenido, crear contenido que se pueda enlazar a esas páginas.

-Posición del enlace: Por norma general, los enlaces que aparecen en la parte superior de los contenidos suelen tener más peso en el SEO.

-Palabras clave y anchor text: El «anchor text» es el texto que se utiliza para enlazar el contenido. Por ejemplo, en este artículo se ha utilizado la palabra SEO On Page como texto ancla para enlazar a un artículo con esa misma palabra clave. Aunque es conveniente utilizar la «keyword» en el texto del enlace, conviene ir con cuidado, ya que Google quiere que los contenidos sean naturales, por lo que no se debe forzar la inclusión de una palabra clave.

-Número de enlaces internos por página: Como ya hemos explicado, no conviene saturar una página con enlaces internos. Conviene mantener un texto limpio, con uno o dos enlaces. Si se abusa de los enlaces internos, se podría caer en una canibalización de palabras clave, creando competencia entre las mismas keywords. Conviene mantener cierto equilibrio, no es bueno sobrecargar unas páginas y dejar otras totalmente limpias.

-Página de destino: A la hora de trabajar con enlaces internos, se debe tener muy presente la experiencia de usuario. Recuerda siempre que nunca se debe obligar al usuario a hacer muchos clics para llegar a un contenido y, siempre que sea posible, el enlace se debe abrir en una pestaña nueva, pero nunca en una ventana nueva, ya que puede resultar confuso para el usuario, haciendo que pierda la concentración.

También conviene evitar enlaces a páginas como «contacto» o «inicio», ya que lo que se busca es sumergir al usuario en contenido profundo de la página, para que siga leyendo y encontrando nuevos enlaces internos que lo dirijan a otros contenidos.

Open chat